martes, 10 de diciembre de 2013

Elecciones de abril de 1931 en La Roda


Tras la Dictablanda de Berenguer, el 13 de febrero de 1931, se formó un gabinete de concentración presidido por el almirante Aznar, quien propuso celebrar elecciones municipales para el 12 abril. El control previo de los Ayuntamientos era básico para los dinásticos a la hora de triunfar en las elecciones a Cortes y consolidar con ello nuevamente la monarquía parlamentaria. Se nombraron gobernadores monárquicos para negociar las listas de acuerdo con los caciques y aunar fuerzas frente a los republicanos.
El 5 abril de 1931 se proclamaban los concejales de la Roda, donde se aplicó el famoso artículo 29 [1], vetando así la candidatura republicana. Este artículo establecía no celebrar elecciones allí donde el número de contendientes era igual al de puestos a cubrir, quedando estos designados automáticamente.  Esta realidad, aparte de reflejar la incidencia del caciquismo, evidencia a su vez, por un lado, la debilidad organizativa de los partidos republicanos de izquierdas en La Roda y, por otro, el esfuerzo entre las diversas tendencias dinásticas para lograr un reparto de concejales sin pasar por las urnas.
La prensa escrita de La Roda, que por aquel entonces apoyaba la candidatura dinástica, poco interés prestó a la campaña electoral al salir los concejales proclamados automáticamente. En el Agricultor Manchego aparece una pequeña referencia en la sección de Variedades que dice así: “Proclamación de todos los concejales por el artículo 29, por lo que ha habido acuerdo en la distribución que corresponde a cada agrupación política” [2]. Los concejales monárquicos, un total de 18, eran los siguientes: Abel Amar Pardo, Amós Gil Pedraza, Juan Cayo Cebrián,  Eloy López Moreno, Juan Miguel Tébar Piqueras,  Enrique Escobar Hore, Jose Joaquín García Martínez, Ricardo Atienza Carrasco, Antón Moratalla Santón, Francisco Diego Berruga, Antonio Carrasco Martínez, Herminio Picazo, Luis Redondo, Andrés Martínez Sáiz, José Escobar Muñoz, Antonio Martínez Martínez, Pedro Ortega Ortega y Wenceslao Cebrián.
Si procedemos a comparar estos nombres con los que aparecen durante la Dictadura de Primo de Rivera, vemos que básicamente permanecen los mismos a excepción de las nuevas generaciones de jóvenes políticos, más o menos conservadores,  a veces emparentados entre sí, que se van incorporando “a filas”. Muchas de estas personas revelan un origen latifundista íntimamente relacionado a su vez con el mundo de los negocios y de la industria local. Los que no procedían de las grandes familias terratenientes, en su mayoría, también eran pequeño propietarios y gerentes, según los casos, de destacadas industrias del municipio. No obstante, Abel Amar Pardo, de profesión labrador, por haber sido alcalde del municipio durante los primeros meses de la guerra, será condenado en juicio sumarísimo a la máxima pena y fusilado el 11 de noviembre de 1939. Andrés Martínez Sáiz y Herminio Picazo Oñate, serán fusilados en agosto de 1936 en la saca de Quintanar. Por su parte, Diego Berruga será condenado a muerte por el Tribunal Popular de Albacete junto al secretario Manuel Ávila Palacios, fusilados ambos en octubre de 1936.
Las elecciones municipales del 12 de abril tuvieron en el país una alta participación, aproximadamente del 67%. El 51% de los concejales eran monárquicos y el 48,5% antimonárquicos. En casi todas las capitales de provincia y en las ciudades más importantes, con mayor margen de libertad política, gana la opción republicana. Debido a la influencia del caciquismo, los monárquicos triunfan en las zonas rurales, como hemos visto para el pueblo de La Roda. Aunque los concejales monárquicos eran mayoritarios, los resultados se leyeron de inmediato como una derrota de la monarquía, pues éstos habían perdido en las ciudades. Las vacilaciones iniciales sobre el significado del resultado electoral se diluyeron cuando las masas proclamaban la República. Esto se debió fundamentalmente al agotamiento de la monarquía y de las plataformas políticas en que se había apoyado. La democracia ya solo podría encarnarse en 1931 en un sistema republicano.
Para contribuir a la consolidación de la República, en la provincia de Albacete se nombró un Comité que asumiese provisionalmente el control y  elaboró un manifiesto dirigido al pueblo donde pedían colaboración para asegurar el tránsito a la República. Con ello se reconocía públicamente el protagonismo del pueblo y su papel en el mantenimiento del orden. En La Roda el Gobernador Civil se adelantó a la toma de posesión de los nuevos concejales al requerir telegráficamente del Comité Republicano-Socialista su presencia en el Consistorio, nombrándose una Comisión Gestora para regirlo provisionalmente hasta la celebración de nuevas elecciones municipales. De esta manera, el 16 de abril se creaba la siguiente Acta de Constitución del nuevo Ayuntamiento o Comisión del Partido Republicano de la Villa:
“ (…) Se personan en esta Casa Consistorial los Señores D. Juan López Carrasco y los Señores del Comité del mismo, Vicente Arenas Ortega, Deusdedio del Campo, Agustín Ruiz Martínez, Lino Ramírez Belmonte, Antonio Montero Montero, Gonzalo Perona Giménez, Antonio Gomez Irimia, Juan Carretero Lillo y José Fraile Moreno, escribiendo un acuerdo tomado por dicha Comisión que dice así:
 “Urgente= Gobernador Civil interino a presidente Comité Socialista-Republicano= No pudiendo constituirse este Ayuntamiento por tener noticias de que hay protestas por la elección, en su defecto han de nombrar un individuo del Comité Republicano-Socialista por cada distrito electoral que hacía las veces de Ayuntamiento hasta que se resuelvan las protestas”  [3].
Según consta en el acuerdo de dicha Comisión acuerdan reducir a tres, las personas que harán las veces de Ayuntamiento hasta que se resuelvan las protestas, ya que en este sentido se ordena en el telegrama al que desde luego dicho Comité presta obediencia por estimar su carácter oficial siendo designados al efecto: Deusdedio del Campo Martínez, Vicente Arenas  Ortega y Agustín Ruiz Martínez, son los que han de formar este Ayuntamiento. El antiguo alcalde, Enrique Escobar, entrega las insignias del cargo. Toman posesión los tres y se hacen cargo de la Administración y dirección de esta Villa. Se proclama un VIVA LA REPÚBLICA, que es contestado por el público que asiste al acto” [4].



En cuanto al origen socio-económico de los nuevos concejales, republicanos o socialistas, podemos observar cierto cambio con respecto a los políticos tradicionales. Ya no estamos hablando de grandes propietarios latifundistas sino que responden en su mayoría al perfil del profesional liberal, como Deusdedio del Campo, procurador; junto a algún industrial como Vicente Arenas o José Fraile; Antonio Montero Montero fue relojero; otros provendrán más directamente del mundo obrero, como Antonio Gómez Irimia “El mecánico”. Todos serán sometidos a juicios sumarísimos una vez acabada la guerra. Deusdedio del Campo y José Fraile fusilados; Juan Carretero Lillo, condenado a 20 años de reclusión, moría en mayo de 1941 en la prisión central del Puerto de Santa María; Antonio Gómez Irimia, alcalde desde marzo de 1937 hasta el final de la guerra, huyó en el Stanbrook desde Alicante rumbo a Argelia. (En artículos sucesivos se irá concretando lo que sucedió, en la medida en que los documentos lo posibiliten; por desgracia éstos ni mucho menos proporcionan todas las respuestas).






[1] La Ley electoral de 1907, diseñada por Antonio Maura para propiciar una “revolución desde arriba”, contenía dos artículos bastante negativos desde un punto de vista democrático: uno, que pedía grandes exigencias económicas para ser votado; otro, concretamente el artículo 29, establecía que en los lugares con un único candidato, ése pasa a ser diputado inmediatamente, lo que provoca una alta abstención, ya que los caciques sólo presentan un candidato.
[2] El Agricultor Manchego (12-4-31)
[3] Las protestas se refiere a que había salido candidatura de derechas en virtud del art. 29 y en vistas de la proclamación de la República, el Gobernador Civil insta a crear un comité con miembros de izquierdas. Posteriormente se configura el primer Ayuntamiento compuesto por republicanos en su mayoría de Acción Republicana.
[4] Libro de Actas del Pleno del Ayuntamiento de La Roda. Sesión 16-4-1931


12 comentarios:

  1. Gracias Carmen por realizar y compartir tu trabajo altruístamente en estos dias en que todo lo mueve el capital. Ya es hora de que nos cuenten nuestra historia sin la cortina de humo de 40 años de dictadura. Te animo a que sigas con tu trabajo y lo sigas compartiendo con nosotros.
    Suerte M.A

    ResponderEliminar
  2. Dudosa imparcialidad y objetividad, ya que la autora de este blog Sra/ Srta. pertenece a un partido polítco COMUNISTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cutre mentalidad la que adjudica a una persona comunista -que no sé si Parreño lo es- la duda sobre su imparcialidad y objetividad únicamente por ese carácter de comunista. Observe Vd. la amplísima bibliografía, y deducirá que estamos ante un esfuerzo realmente notable y de gran mérito que, me temo, buena parte de La Roda actual y su encefalograma plano no merecen. Aunque, como su ídolo el simplón asesino Franco, quizá Vd. sólo lee panfletos de tercerola contra masones, comunistas y judíos.
      Vicente Portero.

      Eliminar
  3. Efectivamente, la objetividad plena, excepto en las matemáticas, es imposible. Hasta en el mundo de las ciencias naturales no hay trabajo posible sin teoría previa. En las ciencias sociales esto es más que evidente. Su aportación no descubre nada nuevo. Lo reconozcamos o no, todos tenemos nuestras ideas previas a la hora de actuar. Yo lo renozco, y el que no lo haga, miente como un bellaco. Y en efecto, yo las he reconocido públicamente y lo seguiré haciendo, pues me siento orgullosa de mi manera de ver la vida. Esto no quita emprender un trabajo de investigación de la manera más objetiva posible, atendiendo a las fuentes y a la bibliografía disponibles para la provincia de Albacete. Le recomiendo que les eche un vistazo. Es más, si usted se dispusiera a leer lo que he escrito, no de manera dogmática, quizá comprendiera mejor el enfoque de mi investigación: “Partiendo del hecho de que la historia la escriben los vencedores, considero que ya va llegando el momento, no de sustituir un relato por otro, sino de añadir esa otra parte de la historia de los que perdieron, de aquella otra realidad que quedó oculta y so-terrada. Añadirla al conjunto de las aportaciones existentes sobre la materia, y contribuir, de esta manera también, a desmitificar determinados hechos construidos por los ideólogos e historiadores del Franquismo”… Investigación “comunista” según los vencedores y herederos de aquél régimen, por desgracia tan vivo todavía. Por cierto, ¿a qué tipo de persona le podría interesar que la autora sea Señora o Señorita?

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, Carmen, vivo en Albacete pero un amigo de la Roda me remite un enlace a tu blog, que considero interesantísimo en lo poco que llevo leído. Creo que hacen falta personas dedicadas al estudio y asimilación del pasado, con criterio y documentación, para tratar de que pueblos como La Roda salgan algún día de su esclerotizada, maniquea y cutre forma de ser en la esfera oficial y política mayoritaria. Quizá te resulte curiosa esta petición que inicié en Avaaz.com en el pasado abril:
    https://secure.avaaz.org/es/petition/Incluir_los_muertos_republicanos_en_cruz_de_los_caidos_La_Roda_AlbaceteESPANA/

    ResponderEliminar
  5. Hola Vicente, gracias por tus comentarios. Sobre tu propuesta en Aavaz, en su día la recibí y realmente pensé que era bastante 'curiosa'. Sinceramente pienso que los nombres de las víctimas de la represión franquista no deberian aparecer en la cruz de los caídos de la Iglesia, entre otras razones, porque estas personas defendieron otros ideales. Si de mi dependiese, lo que haria simplemente es un monumento conmemorativo donde estan las fosas, aparte de eliminar toda la simbologia fascista y franquista de nuestro pueblo. Tu propuesta nos puede gustar más o menos, pero ante todo sé que es bien intencionada. Te felicito igualmente por tu interés en memoria històrica. Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguramente tienes razón en que la parroquia católica no sea el mejor lugar para recordar a los republicanos muertos, eso debí puntualizarlo de otro modo. En realidad no pensé mucho mi petición, simplemente quise recordar a las autoridades su miserable marginación de los vencidos después de 70 y tantos años. Lo peor me parece la actitud de la Iglesia, embarcada de hoz y coz junto a los rebeldes en la lucha (a recordar la desfachatez de que los franquistas juzgaran por rebeldía a quienes apresaban, era de chiste trágicómico); no hay sino recordar al Primado, Gomá, exigiendo en Budapest, en el Congreso Eucarístico Internacional, creo que en 1938, "¡Queremos la pacificación por las armas!". Espantoso. Y, todavía hoy, esa misma Iglesia que afirma acoger a los vencidos, desposeídos, marginados, pobres, derrotados, los desprecia en La Roda y otros lugares desobedeciendo al Nazareno, pervirtiendo y emponzoñando su mensaje. Me parece una aberración que envenena esta sociedad, y lo hará durante decenios o siglos.
      Por lo demás, es vidrioso el asunto ese de la lápida en la iglesia. Porque los republicanos fueron simplemente reclutados, en su mayoría, por Madrid o Albacete, y seguramente, no lo sé, los había creyentes, católicos, cuyas familias tal vez viesen con gusto sus nombres en una lápida de la parroquia.
      En todo caso, también yo creo que lo adecuado sería un pequeño monumento en sus tumbas, o en las fosas si no se inhuman debidamente los restos. Pero, a mi juicio, para todos ese monumento, vencedores y vencidos. Desde luego, lejos de una Iglesia que ha demostrado, y demuestra, tener tomado partido por la reacción y el fascismo. Pero tardaremos un millón de años en ver esa pacificación en La Roda, el facherío en el pueblo es atroz.
      En fin, espero que disculpes ver a mis 68 años enzarzados en este tinglado. Al que no me arrastra ningún resentimiento, en mi gente cercana no hubo víctimas de ningún bando, sino que sólo me mueve un sentido ético en el enfoque de este asunto nunca cerrado, con aquella torpe ley de amnistía del 77, etc.
      En fin, saludos, y ánimo con tu trabajo, tienes tarea para media vida en esta caspa de sociedad.

      Eliminar
  6. He recibido varios mensajes criticando muy negativamente este trabajo que hacen hincapié en errores y que esta investigación deja mucho que desear. Como le pido que corriga dichos errores, me contesta: Abel Amar no era labrador, uno de tantos errores, etc. A esta persona he de decirle que me informe de cuál era su profesión. Según la declaración indagatoria de Abel Amar Pardo celebrada en La Roda en Juicio Sumarísimo el 7 de julio de 1939, Abel Amar, de 66 años, natural de La Roda, estado civil casado, declara como profesión ser labrador. No obstante, según testimonios orales también era abogado. Aún así, en mi caso (no así en el suyo) prevalecen las fuentes escritas oficiales frente a las habladurías o errores y/o manipulaciones de la memoria no escrita.

    ResponderEliminar
  7. Como Rodense, me siento ofendido por el Sr. Vicente Portero´. Rogaría un poco más de RESPETO, TOLERANCIA Y EDUCACIÓN, palabras que creo que este señor desconoce.
    En cuanto a esta publicación, tambien coincido con otro comentarista que hay varios errores, y el hecho de no haber publicado nada sobre este tema no es indicativo de desconocimiento,ahora bien, en este caso es la investigadora la responsable de verificar y contrastar toda la información antes de publicarla con el fin de no cometer dichos errores. Doy fe, de que en muchas ocasiones en documentos oficiales hay sesgos, y no hablemos de como bien dices de manipulaciones, que las hay y en todas DIRECCIONES.

    ResponderEliminar
  8. No necesito escribir en mayúscula para decírselo más claro. Toda la información está contrastada en documentos, bibliografía y testimonios orales. No soy de las que inventan a partir de la nada, como tampoco soy de las que necesitan más de 30 años para abordar esta investigación. Si usted tiene tanta información, compártala con los demás, o participe en este blog de manera constructiva, y con nombres y apellidos (no desde el anonimato). Yo estaría encantada

    ResponderEliminar
  9. GRACIAS A SU BLOG EN EL QUE ENTRE POR CASUALIDAD, ME HE ENTERADO QUE MI ABUELO TUVO UN HERMANO QUE HA RESULTADO SER ANTONIO GOMEZ IRIMIA. PARA MI HA SIDO TODA UNA SORPRESA PUES NO TENÍA NI IDEA DE SU EXISTENCIA, SI SABIA QUE TENIA DOS HERMANAS PERO NO ESTE HERMANO. AHORA NO TENGO NADIE A QUIEN PREGUNTAR PORQUE TODOS LOS MAYORES SE HAN IDO, JUSTAMENTE MI TIA MURIO EL PASADO MARZO A LOS 104 AÑOS TENIENDO SU MEMORIA INTACTA, LA PENA DE NO HABERME ENTERADO ANTES PARA HABER HECHO INDAGACIONES SOBRE LA FAMILIA. MI ABUELO RAMON GOMEZ IRIMIA ERA MILITAR, SE HABIA ESTABLECIDO AQUI EN GRAN CANARIA DESDE MUY JOVEN, EN EL 36 ERA CAPITAN DE INGENIEROS, FUE REPRESALIADO Y DESTERRADO A LANZAROTE POR IN TIEMPO POR HABER SIDO MASON, AUNQUE SE HABIA DADO DE BAJA EN EL AÑO 35. LO DEJARON DISPONIBLE FORZOSO. POR ESTA CAUSA SUFRIO MUCHO PUES ERA UN MILITAR DE VOCACION. ERA UN HOMBRE INTACHABLE Y TODOS LOS SOLDADOS LO QUERIAN MUCHO POR LO JUSTO QUE ERA, LEYENDO LA TRAYECTORIA DE SU HERMANO CREO QUE ERAN MUY IGUALES EN SU ETICA. LA PENA ES QUE PUDE DISFRUTAR POCO DE SU COMPAÑIA PORQUE FALLECIO CUANDO TENÍA 9 AÑOS Y YO ESTABA CON MIS PADRES EN ARGENTINA. PERDONE QUE ME EXTIENDA CON MIS RECUERDOS PERO ES QUE ESTOS DIAS HE ESTADO RELEYENDO TODOS LOS PAPELES DE MI ABUELO DE SU DESTITUCION Y PUSE EN INTERNET SU NOMBRE Y ME SALTO EN DE ANTONIO GOMEZ IRIMIA Y ME HE INTERESADO POR SABER DE SU TRAYECTORIA. GRACIAS POR TODA LA INFORMACION SUYA Y DEL SEÑOR FRAILE.

    ResponderEliminar

  10. Hola Rosa. Le contesté en privado pero acabo de darme cuenta de que no lo recibió porque no tengo su email privado. Yo encantada de leer todos los recuerdos que me cuente. Conozco muchas de las historias de las personas que vivieron aquélos momentos trágicos de nuestra historia y quedo agradecida por toda la informaciòn que pueda recibir que, en definitiva, es para todos ustedes, famiales que podáis estar interesados. Esta labor de indagación y divulgación sobre la guerra civil es muy importante. Si me da un email, le envío toda la información que tengo de Antonio Gónez,tanto a nivel familiar como respecto a la esfera pública. Adelantarle que hulló en el Stranbrook y que murió en Orán en los años 50. Un saludo

    ResponderEliminar