domingo, 22 de diciembre de 2013

Partidos y agrupaciones políticas en La Roda durante los primeros años de la República

     
     Es interesante ver cómo tras la proclamación de la II República asistimos a un proceso de adaptación de las viejas élites de la Restauración hacia los nuevos partidos republicanos. Manuel Requena ha estudiado en profundidad este fenómeno de “transfuguismo” de los políticos tradicionales para acomodarse al nuevo régimen republicano. Muy ilustrativas de esta realidad fueron las palabras pronunciadas por Unamuno, que en su visita a Albacete en 1934, llegó a decir que “no fueron los republicanos quienes trajeron la República; ha sido la República la que ha traído a los republicanos”.
     La derecha no republicana tuvo serios problemas para reorganizarse tras el 14 de abril debido al abandono de la actividad política de algunos de sus dirigentes. Su poder había sido erosionado, pero no había desaparecido en absoluto. En las áreas rurales siguieron funcionando los viejos métodos caciquiles, pero poco a poco se abrió camino en las derechas la organización de los partidos de masas y de campañas electorales animadas por una propaganda adecuada para atraerse a la opinión católica, dominante en amplias zonas de la Meseta castellana.  Destacados caciques como Jiménez de Córdoba, optan por refugiarse en el Partido Radical, o Job Escobar en el Partido Republicano Liberal Demócrata. Otros encabezan la representación de los intereses agrarios, a menudo en relación con Acción Nacional, y su heredera, la CEDA. Este fue el caso de Pedro Acacio, propietario muy influyente en La Roda y comarca [1]o de los rodenses Enrique Escobar Hore y Aurelio Jiménez Izquierdo, que serán respectivamente en 1932, Presidente y Vicepresidente de la Unión Agraria Provincial [2]surgida al calor de la contrarreforma agraria.Tras una intensa campaña propagandística, abría sus puertas Juventud Católica en La Roda, cuya sede era inaugurada en septiembre de 1933. Con este resurgir del asociacionismo católico se creaba también la Asociación Católica rodense de Padres de Familia o el sindicato Sociedad de Labradores de Santa Marta.
     Los demás partidos derechistas surgirán a partir de 1933 y tendrán escaso arraigo como Falange o Renovación española. Respecto a Falange, destacar su presencia en la primavera del 36 por su radicalización y constantes provocaciones. Sus agrupaciones fueron poco numerosas y mayoritariamente de tipo juvenil. En La Roda, la mayoría de sus miembros participarán en la rebelión militar del 18 julio y apoyarán a los insurrectos [3].
     En La Roda, la mayoría de los antiguos monárquicos pasaron a integrarse bajo las siglas Partido Republicano Liberal Demócrata. En nuestro pueblo, este partido aparece, presidido por Job Escobar, en diciembre de 1931, estando su sede ubicada en Ramón y Cajal, nº 14 [4], aunque en Albacete funcionaba desde 1913. Su punto de encuentro había sido el Café Sociedad Gran Peña, pero en abril de 1932 le cambian el nombre por el de Café Sociedad del Círculo Republicano Liberal Demócrata[5], también en Ramón y Cajal. La composición profesional del comité estuvo formada por comerciantes,  industriales y profesionales liberales, es decir, clases medias acomodadas y escasa presencia de obreros o empleados.  Así tenemos a Job Escobar, Wenceslao Cebrián o Joaquín Salvador [6]. El tesorero, Julián Viñas Sevilla, ocupó el mismo cargo en la organización patronal Unión Agraria de La Roda.
     El partido de Alejandro Lerroux, Republicano Radical, se constituía en La Roda por algunos personajes procedentes de organizaciones de izquierdas, como su Presidente, Miguel Servet Díaz Basauri, antiguo azañista. El Partido, creado en abril de 1932 [7], completó su organización con agrupaciones juveniles, la prensa y los casinos radicales. En enero de 1933, la Asamblea de las Juventudes Radicales inauguraban su sede en La Roda. Su presidente, Emilio Torrano, representaba a la organización en la Junta provincial. El número de republicanos radicales era reducido y nada se hubiese logrado sin el acceso mayoritario de dinásticos, como los Jiménez de Córdoba. En estos cambios tuvieron más importancia las relaciones personales que las divergencias ideológicas.
     La evolución de los partidos republicanos de izquierda en la provincia de Albacete siguió el modelo nacional. A comienzos del 1931 casi todas las fuerzas políticas estaban agrupadas en torno a los tradicionales Círculos republicanos y en Alianza Republicana,  plataforma política que agrupó a diversos partidos y agrupaciones de carácter republicano durante la Dictadura. En 1931 presidentes del Círculo republicano local fueron Juan López Carrasco y Miguel Servet Díaz Basauri [8], o el profesor Ramón Llistó Calvo en 1932. Su punto de encuentro, el Café Sociedad, estaba en el Paseo De Ramón y Cajal nº 6 (antiguo edificio de la maestra María Onsurbe)[9] . En junio de 1931 quedaba inaugurada también la residencia de la Juventud Republicana en Ramón y Cajal nº26, (antiguo Café Bar Flor). Algunos de sus miembros fueron Lara García, Deusdedio del Campo, Calero, Lucas Piñero, Erans Moragón, etc. En vísperas de la proclamación de la República, la Alianza Republicana se diluyó en los diferentes partidos que vamos viendo. Por ejemplo, la mayoría de los concejales de la nueva Corporación que se constituya el 5 de junio de 1931 serán de Acción Republicana, el partido de Manuel Azaña. El presidente de Acción Republicana en noviembre de 1930 era Miguel Servet Díaz, su Secretario Deusdedio del Campo, el Tesorero Eloy Calero Millán y el Contador, Ramón Llistó Calvo.
     El régimen de libertades instaurado después de proclamarse la Republica, la presencia de tres ministros socialistas en el Gobierno y de un partido con una estructura organizativa preparada para hacer proselitismo y captar afiliados, posibilitó un incremento espectacular del Partido Socialista durante el primer bienio. Además, también se benefició de la debilidad de los partidos a su izquierda que no pasaron de ser grupúsculos aislados, como el Partido Comunista. La oposición por la izquierda a los socialistas no le vendría por el lado político, sino por el sindical, a través de la poderosa organización obrera, CNT, que hacía de la revolución social la meta del sindicalismo, aunque de escasa implantación en la provincia de Albacete antes de la Guerra Civil.
     El Presidente del Partido Socialista en La Roda en 1931 era el maestro Arturo Silva Castro[10] , miembro destacado junto a otros líderes posteriores del socialismo rodense como Antonio Gómez Irimia o Deusdedio del Campo Martínez, que serán respectivamente presidente y vicepresidente del Comité en enero de 1933.  Aunque desconocemos la fecha exacta de su fundación, en diciembre de 1931, el Partido Socialista de La Roda contaba ya con un total de 48 afiliados [11] . La agrupación evidentemente no estuvo compuesta por grandes propietarios e industriales, sino por gentes más humildes procedentes del mundo obrero. Excepto Deusdedio del Campo, un profesional liberal procurador en tribunales, la mayoría de sus miembros fueron albañiles, jornaleros, agricultores, mecánicos, silleros, etc. La relación de los socialistas con los grupos de presión se ciñó al control del sindicato ugetista y los vínculos de algunos de sus componentes con la masonería. UGT La Roda, fundado por Silva Castro  [12], desde principios de 1930 ya goza de un significativo arraigo en esta localidad sobre todo a través de la Casa del Pueblo (sita en el antiguo Salón Novedades) o la Sociedad Obrera. Sus organizaciones más destacadas fueron La Sociedad de Profesiones y Oficios Varios [13] y el Sindicato de Albañiles “El Trabajo”. Las reformas sobre cuestiones agrarias llevarán a muchos ugetistas a ingresar en la Federación Nacional de los Trabajadores de la Tierra (FNTT), sindicato también vinculado al socialismo, y que en La Roda se identificaría como Sociedad de Obreros Labradores “El Campo”. El socialismo rodense también disponía de un grupo juvenil, las Juventudes Socialistas, el sector más radical. En vísperas de la guerra se fusionaron con las Juventudes Comunistas, creando las Juventudes Socialistas Unificadas[14].
     En La Roda no hay constancia de la existencia del Partido Comunista o del sindicato anarquista CNT antes de la guerra. El sindicato CNT se creará en La Roda en plena guerra civil y, como veremos más adelante, habiendo permanecido la provincia de Albacete durante todo el conflicto en manos republicanas (excepto durante la primera semana del alzamiento), estuvo compuesto mayoritariamente por personas de derechas que buscaron en este sindicato refugio y protección frente a posibles persecuciones. Por lo que respecta al Partido Comunista, veremos como crece moderadamente durante la guerra, pues en La Roda su peso específico será prácticamente nulo. Su número de afiliados aumentará sobre todo gracias a miembros desencatados con el Partido Socialista. 
     Es importante destacar la inexistencia de comunistas antes del estallido de la guerra, tanto en La Roda como en buena parte de la provincia, excepto en las comarcas de Villamalea y Madrigueras. A nivel nacional, junto al comunismo libertario de los anarquistas, existía también un sector del Socialismo, el ala caballerista, que se radicaliza progresivamente sobre todo a partir de 1934. La idea lanzada por el Bando Nacional y posteriormente por los historiadores franquistas, justificando su alzamiento militar para acabar con la oleada de comunismo en nuestro país, no es nada más que un mito propagandista sin fundamento. La realidad podría dar a entender que el alzamiento se produjo en contra del régimen democrático que encarnó la II República, caracterizado éste por los vencedores con el apelativo de "comunista". No obstante, hemos de recordar que este régimen fue de tipo burgués, defensor de la propiedad privada, y que poco hizo por avanzar firmemente en las reformas democráticas que anunció. Esto fue minando lentamente la confianza que el pueblo español depositó en ella, pidiendo “pan y justicia” de la mano de organizaciones obreras como la Socialista (de Largo Caballero) o anarcosindicalistas como la CNT. La República que se constituyó en abril de 1931 no destacó por su carácter comunista o marxista, sino única y exclusivamente por su afán de democratizar y modernizar el país. Además, como venimos viendo, la mayoría de sus gobernantes pertenecieron a una clase media aburguesada, católicos en muchos casos,  que con frecuencia se entendieron mejor con las fuerzas conservadoras que con las progresistas. De hecho, nunca acabaron por llevar a la práctica aquellas reformas tan necesarias para su ansiada “regeneración” del país, como por ejemplo, la Reforma Agraria. Podríamos incluso afirmar que la guerra civil fue un enfrentamiento entre las cúpulas tradicionales de poder y una inmensa mayoría de desposeídos, es decir, una guerra de clases. En este sentido, veremos cómo la incidencia de la represión franquista será abrumadoramente mayor entre las clases más desfavorecidas, especialmente, obreros sin cualificación y jornaleros del campo, que evidentemente se habían significado con la izquierda política. En el momento de la sublevación fascista-militar, los gobernantes y las fuerzas de seguridad fieles a la República estuvieron en una situación intermedia entre ambos polos opuestos. Después, a estos no les quedó más remedio que defender el régimen que representaban, con el indispensable aunque insuficiente apoyo del pueblo.





[1] Moreno Luzón, Javier, Élites políticas y sociedad rural en Castilla La Mancha. Dos siglos de historia, Añil nº1, Cuadernos de Castilla La Mancha, 1993
[2] El resto de cargos se repartió de la siguiente manera: Julián Viñas Sevilla, Tesorero; Federico Giménez Perona, Secretario-Contador; Vocales: Manuel García Sánchez, Alberto López Moreno, Aurelio Collado Ballesteros y Juan Miguel Tévar Piqueras (El Defensor de Albacete, 19-3-32)
[3] Requena Gallego, Manuel y Sepúlveda Losa, Rosa Mª, Del afianzamiento del republicanismo a la sublevación militar, Albacete 1931-1936, IEA, 2005 (pág. 20)
[4] El Defensor de Albacete (4-1-32)
[5] Un grupo de disidentes del Casino de la Amistad fundaba en abril de 1926 el Casino la Gran Peña. Su primer presidente fue Enrique Abad y después lo sería Eloy Calero, ambos industriales rodenses. Para más información consultar Sánchez Picazo, M., Entidades y asociaciones culturales y sociales en La Roda desde la Restauración a la Guerra Civil (Congreso de Historia de Albacete IV- Edad Contemporánea).
[6] El Agricultor Manchego (10-1-32) y El Defensor de Albacete (13-1-32)
[7] El Agricultor Manchego (24-4-32)
[8]Altas y Bajas Industriales, Sección Hacienda, 1926-36. (AHPA- CAJA 11000). Debe haber algún error en el registro de los nombres ya que coinciden ambos (Díaz Basauri y Juan López Carrasco) para la fecha de abril de 1931 como presidentes del Círculo Republicano.
[9] Según el Libro de Actas de la Comisión Municipal Permanente, en marzo de 1931 Deusdedio del Campo, en representación del Círculo Republicano de la villa, solicitaba instalación de grifo de agua para el local, sito en Ramón y Cajal nº 6. Sin embargo, según el registro de altas de Industrias (AHPA- Caja 11000) aparece la dirección Ramón y Cajal nº 2.
[10] El Agricultor Manchego (21-6-31)
[11] Archivo de la Comisión Ejecutiva del PSOE 1931-1940, Relaciones de Agrupaciones Socialistas pertenecientes al Partido Socialista Obrero Español en la provincia de Albacete, 1938. Signatura AH-12-1
[12] El Acta del Consejo Local de Primera Enseñanza de La Roda de 27-5-1933, atribuye la fundación de la Unión General de Trabajadores en La Roda a Arturo Silva Castro. También El Agricultor Manchego (10-4-31).
[13] El Agricultor Manchego publica el 10 de abril de 1931 un artículo sobre la creación de la Sociedad de Profesiones y Oficios Varios, adicta a UGT. Se forma la Junta Directiva que será presidida por Ramón Toboso Chacón.
[14] Requena Gallego, Manuel y Sepúlveda Losa, Rosa Mª, Del afianzamiento del republicanismo a la sublevación militar, Albacete 1931-1936, IEA, 2005 (pág. 25)

5 comentarios:

  1. De hecho, nunca acabaron por llevar a la práctica aquellas reformas tan necesarias para su ansiada “regeneración” del país, como por ejemplo, la Reforma Agraria. Podríamos incluso afirmar que la guerra civil fue un enfrentamiento entre las cúpulas tradicionales de poder y una inmensa mayoría de desposeídos, es decir, una guerra de clases.


    ¡A mi sentido lo puedes afirmar! La guerra civil Española fue, sin lugar a dudas, una guerra de clases, la oligarquía Española y la iglesia tuvieron miedo ante un peligro evidente, ser obligados de compartir con la mayoría humilde las tierras, las riquezas…… y perder privilegios que venían desde siglos “por la gracias de dios”. Desde el principio intentaron sabotear la Republica (Sanjurjada de 1932…..), pero el miedo se incremento después del fracaso de la revolución de Octubre 1934, de ahí viene el golpe fascista de julio 1936. Después del golpe, pues naturalmente, la guerra de clases llegó a un nivel muy alto (revolución en el campo republicano, contrarrevolución y cruzada en el campo fascista). Después de la guerra, el tamaño de la represión y del holocausto franquista fue proporcional al miedo que tuvieron los vencedores.
    La oligarquía nunca se ha dejado hacer cuando se ha tratado de reducir sus privilegios, ¿por qué mataron Salvador Allende en Chile?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Después de 1939 ¿Cuantas personas de clase media y/o alta quedaron?, ¿cuantos Sacerdotes quedaron?, ¿Cuantos Nobles quedaron?... ¿quien se encargo de aniquilarlos?. ¿acaso fue Franco y los militares?.Vencidos y perdida la guerra , ¿quienes quedaron?, ¿Asesinos?, ¿Especuladores? ¿Extraperlistas?,... ¿esos eran los que debian salvar la Republica?... El mito de la represión es una real excusa para darle la vuelta a la historia.. Creo que en cualquier tierra de bien, quien la hace, la paga. ¿A pedido perdón UGT y Anarquistas de la Roda , de los asesinatos sin sentido del 36?. La memoria debe ser Historia y no un absurdo y una conveniencia de darle la vuelta a esa historia.¿hubo algún asesinato en La Roda, sin juicio previo?. La Historia, es Historia y hay que contar la verdad y no ser sectaria. eso me enseño mi padre, a distinguir entre la revancha y el perdón, y ahora pienso, que si la hubiera habido otro gallo cantaría ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atada y bien atada, quedó la Historia que inventaron los vencedores, por cierto, gracias a la ayuda inmediata de Hitler, Musolini, musulmanes del Norte de África, etc. Otro gallo hubiera cantado sin esta ayuda de la cuál yo jamás podría presumir. Historia que tantos beneficios les aportaba tradicionalmente a las cúpulas que se levantan en armas originando una despiadada guerra civil. Beneficios, muchos beneficios, todos los privilegios, y que las cosas quedaran así para siempre, por la gracia de Dios. Guerra que ellos mismos provocaron para evitar un reparto de dichos privilegios (de todo tipo) entre una masa hambrienta y harapienta. Yo misma en este caso también hubiera hecho todo lo posible por dar de comer a mi familia, y por supuesto, para luchar contra el fascismo. En fin, Historia inventada, atada y bien atada, una "verdad" a medias, que los vencedores bien se encargaron de construir una vez finalizada la gran cruzada nacional, aunque con la ayuda indispensable de "moros", nazis alemanes y fascistas italianos. Sí, muy nacional. Al igual que ahora los admiradores de Franco que nos gobiernan, muy nacionales y patriotas, pero vendiendo el país a bancos y a corporaciones extranjeras. No debería mezclar estos argumentos, pero la Historia actual que vivimos en nuestro país, es heredera directa de las consecuencias de aquella guerra, aparte de la coyuntura internacional. Deje que de una vez por todas conozcamos lo que "de verdad" sucedió, no sólo lo que el Franquismo nos transmitió, lo que usted aporta, una "verdad" manipulada, maquillada e interesada. Los datos que usted ofrece no están ocultos, no revelan nada nuevo. Es lo que siempre hemos oido de una manera u otra. Yo no vengo a desmentir su "verdad",que todo el mundo en este país conoce (por fortuna para ustedes) sino a completarla con lo que quedó oculto; con las "verdades" que nunca vieron la luz. ¿Acaso no están los nombres de los Caídos en una gigantesca lápida en lo más alto de este pueblo? ¿Acaso su memoria no ha sido homenajeada hasta la saciedad? ¿Y qué pasa con el resto de las víctimas? ¿Y habla usted de sectarismo? Atada y bien atada, es la Historia que usted escribe repetidamente, con mayúscula inicial, al igual que la palabra "perdón". Mire, Perdón es lo que hubieran de haber aplicado los "nacionales" una vez acabada la guerra. En lugar de eso, sólo hubo persecución, violencia y represión contra los vencidos. Con el fin de la guerra no llegó ni la paz ni el perdón, sino la venganza, la humillación y una represión feroz llevada a límites insospechados. De todas formas, aunque todos sabemos de los muertos de los que usted nos habla (nadie sabe de los otros), yo en ningún momento negaré la evidencia. Cuando Franco y los militares dan el golpe de Estado, provocando una guerra civil, se produce efectivamente en los territorios que no controlan, una feroz persecución contra miembros del clero y de la derecha política. En este contexto se producen las muertes que usted refiere. Ya lo relataré a su debido momento, aunque ya he hecho alusión a ello en artículos anteriores, pues como podrá observar, en este otro me centro en 1931. Me extiendo en mi respuesta porque veo que la Historia que usted ha aprendido es tan excesivamente sectaria e incompleta que me da la sensación de haber dado un gran salto en el tiempo, hacia atrás. Según la exposición que usted realiza, probablemente este blog no le aporte mucho. No obstante, le invito a seguirlo. Puede aprender muchas cosas, como por ejemplo, que en La Roda no hubo movimiento anarquista en absoluto. La izquierda obrera en La Roda estuvo representada por el Partido Socialista y UGT. También explicaré las muertes que usted refiere, aunque siempre se haya sabido, nadie lo ha ocultado, sino todo lo contrario. Aunque usted no lo crea, estas personas que perdieron su vida con la guerra, también merecen todos mis respetos. Veremos por qué sucedió esto. Veremos qué más sucedió...

      Eliminar
    2. Señora Carmen Carreño acudo a usted con la esperanza de que pueda arrojar algo de luz a la historia de mi familia materna.Recientemente falleció mi abuela Natividad Sevilla Argudo en La Rioja,pero era natural de La Roda de donde salió como consecuencia de la guerra para nunca más volver por los dolorosos recuerdos que allí dejó.Era hija de José Antonio Sevilla Argudo y sobrina de Gabriel Sevilla Argudo por lo que sé vinculados a UGT,socialistas y muy cercanos a la Casa del Pueblo de La Roda.José antonio fue fusilado en diciembre del41 en Albacete,creo que sus restos se hallan allí en una fosa del cementerio,y el tío Gabriel huyó en el Stanbruck a Argel.Sería de gran ayuda para mi familia que nos ayudase a recomponer un puzzle del que mi abuela nunca ya nos quiso hablar.
      Gracias anticipadas .Belén de Castro

      Eliminar
    3. Hola Belén. Perdona que no te haya podido contestar antes. He estado de viaje. Tengo el expediente militar del padre de tu abuela, Jose Antonio. De Gabriel, huído en el Stanbrook, también le puedo enviar información. Hay otro hermano. Se llamaba Avelino y también dispongo de su expediente militar; con ello me refiero a los expedientes de los tribunales franquistas. Escríbame un correo personal a mi dirección y le envío toda la información: mencarmaria@gmail.com
      Un fuerte abrazo
      Carmen

      Eliminar