domingo, 5 de enero de 2014

Elecciones municipales parciales de 31 de mayo de 1931 y primer Ayuntamiento republicano

     
Tras la proclamación de la Republica y la creación de la Comisión Gestora, se fijaba la fecha del 31 de mayo para la celebración de nuevas elecciones municipales en aquellos municipios (un total de 36 en la provincia de Albacete) donde se aplicó el artículo 29 y, por tanto, no había habido votación.  Es en este breve periodo de tiempo cuando se registra el mayor movimiento de políticos monárquicos hacia el republicanismo a la vez que una intensa campaña electoral.  
Mientras tanto, para significar el advenimiento de la República se toman algunas medidas de carácter simbólico como la compra de dos banderas republicanas, una para el Ayuntamiento y otra para la casa cuartel de la Guardia Civil, o el cambio de nombre de calles y plazas. El Paseo del Directorio Militar es cambiado por el de Paseo de Galán y García Hernández, en conmemoración de los capitanes Fermín Galán Rodríguez y Ángel García Hernández [1]. El Parque de Colón pasará a llamarse Parque de la Libertad y la Plaza Primo de Rivera, nuestra actual Plaza Mayor, se llamará Plaza de la República [2].
Es durante este breve periodo de transición cuando se inician las gestiones para la construcción del ferrocarril que comunicase a La Roda con Tarazona de Aragón. También se instala una fuente pública en la Miliaria “para que el pueblo se surta de agua gratuitamente”. En sucesivas entradas desarrollaremos detalladamente el programa de obras públicas que se emprende con motivo de la crisis obrera y agraria para dar una respuesta al alto desempleo.
Como decía al principio de este artículo, con motivo de las elecciones municipales parciales, multitud de mítines se iban celebrando en la localidad, tanto en las sedes de los respectivos partidos, como en el propio Teatro Cervantes, que cedía sus instalaciones para la ocasión. El mitin del Círculo Republicano contó con la presencia de Esteban Mirasol, natural de Villalgordo del Júcar, candidato diputado a Cortes por el partido de Azaña, en la provincia de Albacete. También fueron frecuentes los mítines de Juventud Republicana y del Partido Socialista [3]. Por su parte, el Partido Republicano Liberal Demócrata protestó al prohibirle el Gobernador civil un acto de propaganda debido a la existencia en sus filas de una minoría “turbulenta”. 
El  Agricultor Manchego, en un artículo del 24 de mayo de 1931, enumera a los candidatos a concejales para las dichas elecciones. Dentro de la conjunción republicano-socialista estaban: Eloy Calero Millán, Ramón Ferrer Garrido, Basilio Donate Jareño, Miguel Servet Díaz Basauri, Vicente Arenas Ortega, Ramón Llistó Calvo, Antonio Romero Ginel y Juan Martínez Monteagudo (candidatos republicanos) y Florindo Celaya Aranda, Francisco Escudero Díaz,  Timoteo Maestro Zalve y Francisco Moreno Castillo (candidatos socialistas). Se presentaban también como “reformistas”, los siguientes 12 candidatos: Francisco Diego Berruga, Antonio Carrasco Martínez, Andrés Martínez Sáiz, Antonio Martínez Martínez, Eloy López Moreno, Ricardo Atienza Carrasco, Wenceslao Cebrián, Juan García Arenas, Job Escobar Montoya, Juan Cayo Cebrián, Juan Salvador Martínez y Gabriel Molina Puertas. A la hora de comparar estos últimos candidatos con los monárquicos que se presentaron el 12 de abril, vemos como la gran mayoría son los mismos, aunque ahora revestidos bajo las siglas republicanas. En poco tiempo cambian su impronta monárquica por la republicana.
Los comicios del 31 de mayo en La Roda, dieron la victoria a Acción Republicana con 12 concejales, y al Partido Socialista, con 6. Es decir un total de 18 concejales para la conjunción republicano-socialista. Debido a que sólo se presentó esta candidatura, habiéndose retirado el grupo liberal-demócrata, hubo una ausencia total de contienda. También ésta es la razón del alto grado de abstencionismo, ya que de un total de 1999 electores según el censo electoral, tan sólo habían votado 698 personas [4]. Esta victoria “indiscutible” de las izquierdas tendría repercusiones inmediatas en las elecciones nacionales a Cortes Constituyentes.
El 5 de junio de 1931 se procedía a la Constitución del Ayuntamiento, donde tomaban posesión los 18 concejales elegidos el 31 de mayo “sin protesta ni reclamación”. La mayoría de ellos ya pertenecía al partido de Manuel Azaña, Acción Republicana. Entre ellos, el que fuera elegido Alcalde, Miguel Servet Díaz Basauri y los concejales: Eloy Calero Millán, Ramón Ferrer Garrido, Basilio Donate Jareño, Vicente Arenas Ortega, Ramón Llistó Calvo, Antonio Romero Giner, Juan Martínez Monteagudo, José Cerdán Pérez, Antonio Díez Belda, Lucio Arribas Lozano y Ramiro Huerta Fernández. Y por el Partido Socialista, los restantes concejales: Francisco Escudero Díaz, Francisco Moreno Castillo, Timoteo Maestro Zalve, Antonio Montero Montero, Florindo Celaya Aranda y Florentino del Barco Picazo. Finalmente se les desea acierto para defender la República y la administración municipal [5].


Me gustaría acabar este artículo haciendo una breve referencia al alcalde electo, Miguel Servet Díaz Basauri. Nacido en 1888 en La Roda, fue un destacado industrial del sector vitivinícola rodense, libre-pensador (algunos lo relacionan con la masonería), de afiliación republicana (primero azañista, posteriormente del Partido Radical) y miembro colaborador del periódico local La Patria Chica en sus primeros momentos. Su nombre inicial “Miguel Servet” responde a un añadido posterior en honor al científico español célebre por su trabajo sobre la circulación pulmonar.  De él se contaba que fue uno de los pocos empresarios locales con sensibilidad social en nuestra localidad. Miguel Servet dimite de su cargo como alcalde republicano el 6 de septiembre de 1931, aunque volverá a ostentar el puesto de concejal en agosto de 1936.  A pesar de su moderación política, por haber sido republicano y haber ostentado el cargo de concejal hasta marzo de 1937, Díaz Basauri fue condenado por los tribunales franquistas a 10 años de prisión mayor, aunque la pena le fue conmutada a 3 años de prisión menor. Tras pasar 6 meses detenido en la prisión de La Roda, cumplió su condena bajo arresto domiciliario en su casa del Paseo de la Estación nº 8. En febrero de 1941 es puesto en libertad definitiva, marchando después a Madrid, donde moriría a los pocos meses, debido a una bronquitis crónica que padecía a causa del tabaquismo. Sus restos descansan en el Cementerio Civil de Madrid. Tres mujeres de la familia Díaz Basauri, están enterradas en el Cementerio Civil de La Roda, junto a las fosas comunes. Este espacio funerario se encuentra en la actualidad en condiciones de conservacion y mantenimiento tan pésimas que más bien parece un estercolero.





[1] Hoy Paseo de la Estación. Más famoso Fermín Galán, ambos lucharon contra la Dictadura de Primo de Rivera y fueron juzgados y fusilados por Consejo de Guerra en Huesca en diciembre de 1930. Galán da la orden de fuego al pelotón de ejecución, cayendo con un grito de ¡Viva la República!. Instaurada la II República, consciente del papel que habían jugado ambos militares en su fallido Golpe de Estado para instaurar la Republica instado por el Comité Revolucionario Nacional, tomó una serie de medidas para ensalzar su figura. Ambos capitanes de Infantería se convierten en verdaderos iconos del republicanismo español, pasando a ser considerados como Los mártires de la República. La historia de este militar fue tan célebre que en 1931 el cine español la llevó a la gran pantalla en una famosa película del mismo nombre y al teatro en una obra de Rafael Alberti.
[2] Libro de Actas del Pleno del Ayuntamiento de La Roda. Sesión 20-4-1931
[3] El Agricultor Manchego, abril y mayo de 1931
[4] El Defensor de Albacete (3-6-31)
[5] Libro de Actas del Pleno del Ayuntamiento de La Roda. Sesión 5-6-1931

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Después de tanto libro y tanto archivo es muy satisfactorio ver el resultado final. Verás como las partes de cultura y educación son más interesantes todavía. Muchas gracias

      Eliminar