martes, 9 de agosto de 2016

Control y descontrol: La Roda a partir del 26 de julio


Hasta el 4 de septiembre de 1936 que se forme el gobierno de Largo Caballero, el aparato estatal, disuelto de golpe, dejará su puesto a los Comités y a sus tropas, es decir, las Milicias antifascistas. Estos Comités adoptarán varios nombres según los pueblos. En La Roda se llamará Comité de Salud Pública, quedando constituido el 26 de julio de 1936, justo al día siguiente de la toma de la provincia de Albacete, y se ubicará al principio en la misma sacristía de la Iglesia para pasar posteriormente a ocupar la casa de Aurelio Jiménez Izquierdo (ver imagen)1.

El Comité subordinó a la Junta municipal eliminando el aparato estatal local, asumiendo todo el poder y organizando milicias para combatir a los militares sublevados. El Ayuntamiento, como veremos después, seguirá funcionando pero ya con un mero papel simbólico y representativo de las instituciones republicanas, sin poder efectivo. En el Acta de constitución del Comité que adjunto se puede leer que éste actuará “sin limitación de funciones ni competencia en todos los asuntos que puedan presentarse en estos momentos gravísimos de la vida nacional”. Dichas funciones serán básicamente los asuntos relacionados con el orden público, circulación y requisas, junto a justicia, en lo relacionado con instrucción de sumarios y cárceles. Aparte de estas funciones habrá otras relacionadas con milicias y servicios auxiliares, abastos y sanidad.

Hasta el 3 de agosto, el Comité estará compuesto durante esta primera semana por: Antonio Gómez Irimia (Presidente y Delegado de Orden Público), Juan Carretero Lillo (Vicepresidente y Delegado de Abastos), Jose Antonio Valero Carretero (Secretario), Deusdedio del Campo Martínez (vocal y Delegado de Justicia), Restituto Gaitano García (Jefe de milicias); Gregorio Arenas Ortiz y Juan Carretero (vocales). En el documento de constitución del Comité vemos cómo éste está formado por los partidos y sindicatos que según su fuerza local, componen el Frente Popular, básicamente PSOE y UGT. No estará presente el PC, que será fundado después por miembros descontentos de UGT, como tampoco la CNT, que en La Roda se constituye como refugio de personas de derechas. Los partidos burgueses del Frente Popular como Izquierda Republicana o Unión Republicana tampoco estarán representados. El 3 de agosto el Comité de Salud Pública se transformará en el conocido Comité de Enlace del Frente Popular.

Para concluir con este asunto, decir que la revolución social que se produce con el estallido de la guerra implicó no sólo la formación de Comités y la movilización para combatir al enemigo, sino también un complejo proceso de incautación de fábricas, edificios y fincas, que quiso ser liderado por dichos Comités, aunque también por organizaciones sindicales al margen de los mismos. Se abre de esta manera un intenso y conocido debate en la zona republicana entre la necesidad de hacer la guerra o hacer la revolución, o ambas a la vez. La incautación y colectivización de negocios y explotaciones agropecuarias en La Roda lo explicaremos con mayor detalle en adelante.












Retomando el relato de otros hechos más dramáticos, mientras se persigue y detiene a los instigadores de la sublevación, en la madrugada del 26 al 27 se producía el asesinato de Pascual Cadenas en pleno centro del pueblo. Un grupo de micilianos que se hallaba reunido en el Bar Molina se encamina hacia la Estación a realizar labores de vigilancia. Dicho grupo estaba compuesto por Jose Antonio Valero Carretero, José Fraile “carpeto hijo”, Juan Jose Lozano Simarro “perchín”, Julián González Simarro “carrizo”, Atanasio Sotos Atienza “mataladrillos” y Prudencio Castillo Zalve. Conforme subían hacia la Estación, otros milicianos se unen al grupo, yendo unos armados y otros no. Al poco de llegar a la Estación de ferrocarril, llega un tren correo de Madrid del que se apea Pascual Cadenas Rodríguez de Vera, de 27 años, hijo menor de la familia Cadenas que estudiaba en la capital para Perito agrícola. En esos momentos es detenido y cacheado por el Jefe del grupo, Jose Antonio Valero Carretero, apodado el “gobernador de Guinea” y “valerito”, que a continuación se marcha en coche dando órdenes previamente al resto de milicianos para que se lo llevaran y supuestamente mataran. Así, se llevan al detenido hacia el pueblo bajando por el Paseo de la Estación y al llegar al Templete de la música, Julián González “carrizo”, que ahora actúa como jefe de grupo, ordena a Pascual Cadenas que levante el puño y diga tres veces “Salud, Viva la República”, lo cuál hace pero sin levantar el puño. Al llegar a la esquina del parque con Ramón y Cajal volvió Julián a dar la misma orden pero ante su negativa uno de los milicianos le dispara, siendo imitado por sus compañeros, recibiendo Pascual Cadenas varios disparos y quedando muerto en el suelo.





La conmoción tras el asesinato de este joven evidenció la violencia revolucionaria de los primeros momentos y el descontrol y desorganización de los grupos armados de micilianos, que ya venía gestándose tiempo atrás. Recién constituido el Comité de Salud Pública probablemente tras este asesinato se aconsejara que este tipo de crímenes, en caso de producirse, no debían realizarse a la vista de los vecinos de la localidad, sino extramuros de la misma, en caminos, carreteras o en los pueblos vecinos, como efectivamente así sucederá. En la noche del 6 al 7 de agosto, otros dos hermanos de Pascual Cadenas, Leopoldo y César, eran sacados de la cárcel-escuela por unos milicianos forasteros previo acuerdo con algunos miembros del Comité. En la zona del Portazgo los suben a un camión, asesinándolos en el km. 213 más 400 m. de la carretera de Ocaña a Alicante (a unos 4 km. dirección La Gineta). Al amanecer las autoridades acuden a recoger los cuerpos, que son subidos a un carro y llevados al cementerio. Según varias declaraciones, incluida la del propio sepulturero, los cuerpos tuvieron que ser tapados para ocultar las mutilaciones que les habían practicado.

Estos hechos y otros que veremos revelan, aparte de una aplicación desmesurada de la violencia más primitiva, la conflictividad e injusticias subyacentes durante el periodo anterior a 1936. En general, según Manuel Ortiz Heras, la represión de la retaguardia republicana fue más intensa en el interior agrario, donde se persiguió el poder local y a sectores sociales vinculados con etapas represivas anteriores. Dicha represión obedecía a venganzas y ajustes de cuentas acumulados en la cámara oculta de la memoria colectiva e individual. También se trataba de una violencia selectiva y clasista, encontrándonos en muchas ocasiones con que varios miembros de la misma familia son asesinados, como es el caso de los tres hermanos Cadenas Rodríguez de Vera.


1La casa de Aurelio Jiménez Izquierdo fue la antigua Casa de Telégrafos, todavía hoy en pie. Aparte de instalarse en este edificio el Comité de Enlace del Frente Popular, también funcionará aquí poco después el puesto del Socorro Rojo Internacional. A continuación inserto una imagen de la casa cuartel de la Guardia Civil que, como muchos recordarán, antiguamente estuvo ubicada en el actual Centro de Salud.


4 comentarios:

  1. Por favor, siga escribiendo estos artículos. Son especialmente interesantes para los que buscamos información sobre aquellas fechas tan infaustas para este país. Por otro lado y por motivos personales, estaría muy interesado en conocer si La Roda fue bombardeada durante la Guerra Civil, así como las fechas aproximadas de los bombardeos si es que se produjeron. Muchas gracias por su atención.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! Muy a mi pesar he tenido que hacer otro pequeño parón, pero a partir de octubre continuaré escribiendo. Efectivamente en La Roda también lanzaron bombas. Aparte de testimonios orales, también hay documentación indirecta que lo confirma, concretamente en las actas del Consejo Local de Primera Enseñanza ya que fruto de los bombardeos, tuvieron que modificar el horario escolar. El bombardeo se produjo el 19 de febrero de 1937. No hubo heridos. Cuando llegue el momento daré más detalles, jeje

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Lo primero felicitarte por el blog y por el gran trabajo de investigación que -se nota- lleva detrás. Realmente me resulta muy interesante.

    Te escribo porque te quería preguntar acerca de una frase que aparece en esta entrada y que es algo que nunca había oído antes: "como tampoco la CNT, que en La Roda se constituye como refugio de personas de derechas". ¿A qué se debe esta peculiaridad?, ¿podrías explicármelo un poco más?

    Muchas gracias! Espero no causar muchas molestias!:)

    ResponderEliminar
  4. Hola Esther. Muchas gracias y molestia ninguna. Sobre CNT en La Roda ya he hablado algo en otros artículos. Entiendo que al leer artículos por separado se pierde un poco el hilo y la perspectiva. En fin, que esta zona siempre estuvo controlada por el socialismo, especialmente por UGT, en cuanto a sindicalismo y movimiento obrero se refiere. Al estallar la guerra, pertenecer a un sindicato fue garantía de fidelidad a la República y sobre todo garantía de seguridad, ya que en principio, tener un carnet sindical fue un salvoconducto para muchas personas de derechas para escapar de la represión republicana, cárceles, depuraciones, incautaciones... Evidentemente la gente de derechas no buscó refugio en el mundo consolidado del socialismo rodense sino en el sindicato anarquista CNT.

    ResponderEliminar