Saltar al contenido

Control y descontrol: el Comité de Enlace del Frente Popular

 

   Antes de continuar analizando la multitud de asesinatos, atropellos y desmanes que se producen, es importante dedicar un capítulo al análisis del origen, funciones y evolución del Comité de Enlace del Frente Popular en La Roda durante los primeros meses desde el estallido de la guerra. El descubrimiento fortuito de la documentación del Comité, que dábamos por perdida, nos ha aportado una visión totalmente diferente tanto del contexto bélico en La Roda, como de la propia institución. Sin los datos aportados por estos documentos, la reconstrucción de los hechos acaecidos hubiera sido bastante sesgada y parcial. No se puede entender el desarrollo de los acontecimientos sin la información de primer orden que proporciona la documentación generada por el Comité de Enlace del Frente Popular.

   En el momento de la sublevación, el gobierno del Frente Popular, al frente de cual estaba Casares Quiroga, desapareció de la escena y con él, el aparato estatal, por lo que las diferentes localidades tuvieron que combatir solas a los rebeldes y organizarse de cualquier modo, sin ninguna ayuda por parte del Gobierno central, que existía solo sobre el papel. Hasta el 4 de septiembre de 1936 , fecha en que se forme el gobierno de Largo Caballero, el gobierno local en los territorios leales a la República será ejercido por los Comités y sus tropas, es decir, las Milicias antifascistas.

   Estos Comités adoptarán varios nombres según los pueblos 1. En La Roda se llamará Comité de Salud Pública, quedando constituido el 26 de julio de 1936, justo al día siguiente de la toma de la provincia de Albacete, y se ubicará al principio en la misma Sacristía de la Iglesia. El 4 de septiembre el domicilio social del Comité será trasladado al edificio incautado por el Estado a Julián Viñas Sevilla, sito en la calle Ramón y Cajal, nº17. Poco después pasará a ocupar la casa incautada a Luis Yllana y finalmente la de Aurelio Giménez Izquierdo (ver imagen)2 hasta el final de la guerra.

   En el Acta de constitución que adjunto se puede leer que el Comité de Enlace del Frente Popular de La Roda actuará sin limitación de funciones ni competencia en todos los asuntos que puedan presentarse en estos momentos gravísimos de la vida nacional.

   Dichas funciones serán básicamente los asuntos relacionados con el orden público, circulación y requisas, junto a justicia, en lo relacionado con instrucción de sumarios y cárceles. Aparte de estas funciones habrá otras relacionadas con milicias y servicios auxiliares, abastos y sanidad. Según los datos aportados en una declaración frente al tribunal franquista, el Secretario del primer Comité, Jose Antonio Valero, dice que se tomaron los siguientes acuerdos:

«primero, reclutamiento de milicianos voluntarios para las milicias del Ejército y para los servicios de retaguardia, entre ellos el control de las entradas y salidas de la población; segundo, proceder a la recolección de los productos de la tierra; tercero, proceder a la selección de los milicianos de mayor confianza y más entusiasmo para el servicio de control»

   Como veremos, en la práctica, las competencias más importantes e inmediatas serán de orden público y, sobre todo, la redistribución de la riqueza nacional, a través de un intenso y complejo proceso de incautaciones y colectivizaciones.

     El Comité de Salud Pública estará compuesto durante esta primera semana por seis miembros; tres por el Partido Socialista, Antonio Gómez Irimia (Presidente y Delegado de Orden Público), Deusdedio del Campo Martínez (Delegado de Justicia) y el vocal Gregorio Arenas Ortiz; dos por Izquierda Republicana, Juan Carretero Lillo (Vicepresidente y Delegado de Abastos) y Restituto Gaitano García (Jefe de milicias); y Jose Antonio Valero Carretero por Unión Republicana (Secretario). Dada la confusión inicial y el vacío de poder, los primeros Comités se forman de manera apresurada y a duras penas. De momento, no estará oficialmente presente ni UGT, como tampoco la CNT, que en la localidad se constituye como refugio de personas de derechas. La mayor parte de las organizaciones obreras y sindicales comenzarán a ser parte integrante del Comité conforme se vaya estabilizando la situación.

   El 3 de agosto el Comité de Salud Pública se transformaba en el conocido Comité de Enlace del Frente Popular. En el expediente de Deusdedio del Campo, se explica la llegada de un Delegado del Gobierno de la República junto a un representante de cada partido integrante del Frente Provincial para crear el nuevo Comité local. Los partidos integrantes del Comité eran en estos momentos el Partido Socialista, el Partido Comunista, Unión Republicana e Izquierda Republicana.

acta 1

acta2

    La gran novedad sería, como vemos, la aparición por primera vez del Partido Comunista. En el expediente de Julián González Moreno, fundador del PC de La Roda, se detalla el mismo hecho pero con un matiz bien diferente: el 3 de agosto, un representante del PC llegó al pueblo para fundar el Partido y para crear el Comité de Enlace del Frente Popular. No hay que olvidar que este cambio institucional se produce en el marco de consolidación del Partido Comunista en España previo al alzamiento, y que ya será constante a partir de entonces. El PC había trabajado por la creación de un Partido Único del Proletariado, entendido como la fusión entre el PCE y el PSOE. Su única materialización había sido, poco antes del inicio de la guerra, la fusión de las juventudes socialistas y comunistas, creándose la Juventud Socialista Unificada. En medio de un ambiente bélico y de lucha antifascista, el PC dedicará ahora todos sus esfuerzos en consolidar su poder a través de su programa frentepopulista que vino a materializarse en la formación de estos Comités.

   De todas formas, esta realidad no significa que la influencia de este partido, puramente estalinista ya en los años treinta, fuese determinante en la eclosión de dichos Comités ni mucho menos. La presencia del PC influyó sin lugar a dudas pero no debemos perder de vista la tradición del modelo clásico de revolución en la España del siglo XIX. La razón de peso que explica la formación de Comités que asumen el vacío de poder tras la sublevación militar, no es otra que la tradicional manera que tenía el pueblo español de organizarse cuando el gobierno central era débil o inexistente, como vemos en la proliferación de juntas locales para frenar la invasión napoleónica, en las comunidades carlistas o en las revueltas cantonales y federalistas de la I República española 3

   A continuación veremos cómo prácticamente todos los partidos del Frente Popular se van encuadrando dentro del Comité, incluidos los sindicatos. Tenemos las actas de constitución del Comité de Salud Pública, pero no las actas de constitución del nuevo Comité a fecha de 3 de agosto. Sin embargo, disponemos de las actas del Comité de Enlace de otros días del mes de agosto y de septiembre, aparte de mucha otra documentación, con lo que a través de datos indirectos, podemos estudiar su constante evolución.

   Uno de los grandes cambios que experimenta el Comité fue la incorporación de los sindicatos de trabajadores. La sindical socialista, Unión General de Trabajadores (UGT), sindicato por antonomasia en tierras manchegas, hacía acto de presencia en el Comité el 31 de agosto. Algunos partidos protestan por estar el Partido Socialista muy bien representado, pero finalmente, considerando las diferencias entre este partido y la entidad sindical, se aprueba que UGT pase a  estar representado por Francisco Cortijo Fernández y Deusdedio del Campo Martínez,  que ya eran miembros del Comité. Otra de las razones que se aportan es que había que dotar al Comité de mayor poder y legitimidad, ampliando su número de representantes, con lo que la institución además vería mejorado su funcionamiento. El problema con que se encontraban era la falta de personal legal y cualificado para gestionar la ingente tarea que la guerra había puesto sobre la mesa, sobre todo en materia de incautaciones, hacienda, administración general y orden público. A lo largo del mes de agosto se habían sumado al Comité de Enlace un total de veintitrés miembros más, siendo la mayoría del Partido Socialista, Partido Comunista y UGT frente a una minoría republicana.

   El 12 de septiembre aparece representado en el Comité por primera vez, el sindicato de corte anarquista, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Dedicaremos un capítulo a analizar el disfuncional papel que la CNT tendrá en la localidad de La Roda en tiempos de guerra. También se da cabida a las Juventudes Socialistas y a las Juventudes de Izquierda Republicana. Como novedad, el Presidente del Comité, Antonio Gómez Irimia renunciaba a su cargo de manera irrevocable, ante lo que varios compañeros se muestran disconformes debido a que Antonio reúne todas las facultades que estos casos requieren, de sacrificio, abnegación y celoso cumplimiento del deber, como todos hemos podido comprobar, desde el momento en que salimos de la cárcel, se hizo cargo de las direcciones del pueblo, habiendo llegado a estar hasta ocho días consecutivos sin un solo minuto de descanso. Finalmente era designado a ocupar su lugar, Deusdedio del Campo Martínez.

   Vamos a retroceder en el tiempo y a analizar la composición del Consistorio y a ponerla en relación con la del Comité de Salud Pública o de Enlace a partir del 3 de agosto de 1936. En el mes de marzo, el Ayuntamiento había quedado integrado por los siguientes concejales: Francisco Escudero Díaz, Basilio Donate Jareño, Miguel Servet Díaz Basauri, Francisco Moreno Castillo, Eloy Calero Millán, Florentino del Barco, Lamberto Pérez Martínez, Antonio Montero Montero, Diego Sánchez Lozano, Juan Carretero Lillo, Clodoaldo Ortiz Chumillas, Abel Amar Pardo, Jose Fraile Moreno, Jose María Gómez Pérez, Diego Ortiz, Sebastián Collado Fernández, Gregorio Arenas Martínez y Julián González Simarro, estos tres últimos por la minoría socialista; el resto serán integrantes del grupo republicano (Unión republicana, Izquierda republicana y Acción republicana, el partido de Azaña). La alcaldía quedaría representada por José López Ballesteros.

   Tras la sublevación militar y el estado de guerra que la sucede, el 10 de agosto se procedía a la Constitución de un nuevo Ayuntamiento. Según consta en el Acta, el objetivo del Consistorio sería: ocuparse de la marcha administrativa del Ayuntamiento, que se halla truncada por hallarse detenidos varios funcionarios encargados de la administración.

   El único cambio reseñable que se produce es la sustitución del cargo de alcaldía tras la dimisión de José López Ballesteros. En su lugar es elegido Abel Amar Pardo, de Unión Republicana. Además, como el secretario, interventor y depositario han sido detenidos, toda operación y marcha administrativa queda suspendida de momento, prescindiendo de las normas seguidas hasta entonces. La actividad del Ayuntamiento reflejada en las Actas de Plenos del periodo, se limitará a: la destitución y nombramiento de nuevos cargos, funcionarios y trabajadores, a la gestión de edificios de acuartelamiento y de nuevas escuelas, al arrendamiento y/o subasta de arbitrios y a la recaudación de impuestos varios; poco más.

   Tenemos por tanto que el Comité subordinó a la Junta municipal eliminando el aparato estatal local, asumiendo todo el poder. El Ayuntamiento seguirá funcionando, pero ya con un mero papel simbólico y representativo de las instituciones republicanas, sin poder efectivo. Por poner un ejemplo, el alcalde del nuevo Consistorio formado el 10 de agosto , Abel Amar Pardo, será condenado a muerte por los tribunales franquistas por no haber impedido la muerte de los hermanos Cadenas, siendo la máxima autoridad en el pueblo. Realmente en estos momentos ni el Alcalde ni el resto de concejales de la Junta Municipal eran la máxima autoridad, sino los miembros del Comité de Enlace.

   Si procedemos a comparar los miembros del Consistorio, con los miembros del Comité, vemos que seis de sus concejales pasan a formar parte del Comité de Enlace: Lamberto Pérez, Juan Carretero Lillo, José Fraile Moreno, Sebastián Collado, Gregorio Arenas y Julián González. Los dos primeros eran republicanos, los cuatro restantes, del Partido Socialista. Los trece restantes miembros de la Corporación seguirán cumpliendo con las funciones que les restan, en una institución vaciada de poder y meramente simbólica. Se produce así una duplicidad de poderes teórica, más que efectiva, pues a efectos prácticos, será el Comité de Enlace el que se haga cargo del gobierno local a partir de entonces. De hecho, tras la reorganización del poder local promovida por el Gobierno de Largo Caballero y la consiguiente constitución de un nuevo Consistorio en marzo de 1937 veremos cómo los concejales de agosto han sido barridos del panorama político, ostentando los cargos los distintos representantes del Comité. Ahora sí que podemos dar por finalizada esta duplicidad de poderes, siendo absorbido el Ayuntamiento en su totalidad por los miembros del Comité.


1Dellacasa, G., Revolución y Frente Popular en España, 1936-1939, Jaca Book, 1973, pág 83.

2 La casa de Aurelio Giménez Izquierdo fue la antigua Casa de Telégrafos, todavía hoy en pie. Aparte de instalarse en este edificio el Comité de Enlace del Frente Popular, también funcionará aquí poco después el puesto del Socorro Rojo Internacional.

3 Montoya Melgar, A., Ideología y lenguaje en las leyes laborales de España, La Guerra Civil, Universidad de Murcia, (pág. 173)

Publicado enInvestigación históricaPolíticaSociedad

4 comentarios

  1. EL ECO DE LAS VOCES EL ECO DE LAS VOCES

    Por favor, siga escribiendo estos artículos. Son especialmente interesantes para los que buscamos información sobre aquellas fechas tan infaustas para este país. Por otro lado y por motivos personales, estaría muy interesado en conocer si La Roda fue bombardeada durante la Guerra Civil, así como las fechas aproximadas de los bombardeos si es que se produjeron. Muchas gracias por su atención.

  2. CARMEN MARÍA PARREÑO CARMEN MARÍA PARREÑO

    Muchas gracias!! Muy a mi pesar he tenido que hacer otro pequeño parón, pero a partir de octubre continuaré escribiendo. Efectivamente en La Roda también lanzaron bombas. Aparte de testimonios orales, también hay documentación indirecta que lo confirma, concretamente en las actas del Consejo Local de Primera Enseñanza ya que fruto de los bombardeos, tuvieron que modificar el horario escolar. El bombardeo se produjo el 19 de febrero de 1937. No hubo heridos. Cuando llegue el momento daré más detalles, jeje

  3. Unknown Unknown

    ¡Hola!

    Lo primero felicitarte por el blog y por el gran trabajo de investigación que -se nota- lleva detrás. Realmente me resulta muy interesante.

    Te escribo porque te quería preguntar acerca de una frase que aparece en esta entrada y que es algo que nunca había oído antes: "como tampoco la CNT, que en La Roda se constituye como refugio de personas de derechas". ¿A qué se debe esta peculiaridad?, ¿podrías explicármelo un poco más?

    Muchas gracias! Espero no causar muchas molestias!:)

  4. CARMEN MARÍA PARREÑO CARMEN MARÍA PARREÑO

    Hola Esther. Muchas gracias y molestia ninguna. Sobre CNT en La Roda ya he hablado algo en otros artículos. Entiendo que al leer artículos por separado se pierde un poco el hilo y la perspectiva. En fin, que esta zona siempre estuvo controlada por el socialismo, especialmente por UGT, en cuanto a sindicalismo y movimiento obrero se refiere. Al estallar la guerra, pertenecer a un sindicato fue garantía de fidelidad a la República y sobre todo garantía de seguridad, ya que en principio, tener un carnet sindical fue un salvoconducto para muchas personas de derechas para escapar de la represión republicana, cárceles, depuraciones, incautaciones… Evidentemente la gente de derechas no buscó refugio en el mundo consolidado del socialismo rodense sino en el sindicato anarquista CNT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *