Saltar al contenido

Tras las elecciones de febrero de 1936

 

   

 Para tener más presentes los acontecimientos y cambios que se viven en los previos años a la Guerra Civil en La Roda, aconsejo echar un vistazo a los cambios en los partidos y agrupaciones políticas y más especialmente acudan a revisar el origen, desarrollo e impacto que tuvo la huelga de octubre de 1934. Debo recordar, además, la ausencia de nuestra principal fuente de información para el periodo: las Actas de Plenos que van desde marzo de 1934 a noviembre de 1935. No obstante esta carencia, por fortuna podemos acudir a otro tipo de fuentes que si bien aportan datos desde otros puntos de vista, no por ello son menos importantes. Aparte de la existencia de otros documentos de archivo, también recurriremos a la información que nos ofrece la prensa periódica: el Agricultor Manchego (última publicación en junio de 1935) y el Roda Fuerte (de abril a julio de 1936). De entre el repertorio bibliográfico disponible para la provincia de Albacete, destacaré el libro de Rosa Mª Sepúlveda Republicanos tibios, Socialistas beligerantes. La República Social inviable. Albacete 1933-1936, o el de Rosa Mª junto a Manuel Requena que lleva por título Del afianzamiento del republicanismo a la sublevación militar. Albacete 1931-1936.

     Desde finales de 1933 veíamos cómo nuevas agrupaciones de derechas se iban haciendo fuertes, como por ejemplo la CEDA, gran aliada del Partido Radical durante este segundo bienio negro (negro dado el salvaje comportamiento de la derecha en este periodo), mientras que los partidos republicanos de izquierdas experimentaban una evolución inversa. En mayo de 1934 se había constituido por orden gubernativa el nuevo Consistorio en sintonía con el gobierno de la nación. Presidía el mismo Antonio de la Peña Miranda, que posteriormente será sustituido en el cargo por Job Escobar. Vimos también cómo los enfrentamientos políticos culminaron en la huelga general revolucionaria de 1934. A consecuencia de la misma, se realiza una persecución contra los partidos de izquierdas, especialmente contra socialistas y dirigentes de sociedades obreras; persecución de la que no se restablecerán hasta aproximadamente la primavera de 1935, momento a partir del cuál se crean nuevos Comités en La Roda como el de Izquierda Republicana. Los socialistas, que habían optado por la ruptura con respecto a los partidos burgueses, tras los sucesos de octubre, comienzan a flexibilizar sus posturas. No obstante, en la nueva dinámica de convergencia que se abre paso entre socialistas y republicanos de izquierdas a lo largo de 1935, destacaremos el aumento progresivo de las tensiones entre ambos grupos que culminará en la primavera de 1936.

   (…)

Publicado enInvestigación históricaPolíticaSociedad

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *