Saltar al contenido

La Roda antes de 1931

   

     El periodo que tradicionalmente viene siendo conocido en nuestro país como la Restauración, encarnó una forma de organizar el sistema político, de manera más o menos estable a cambio de sacrificar la eficiencia administrativa y la democracia política. Con el beneplácito del monarca, los partidos turnantes, conservadores y liberales, regularon sin ninguna dificultad la vida política del país ante el intrascendente papel jugado por republicanos y socialistas. Funcionaron como clientelas políticas o amigos políticos, cuyas conexiones se basaron en los favores mutuos y en las influencias caciquiles. Los conservadores atrajeron a un amplio grupo de latifundistas y además contaron con más prensa que los liberales en el último cuarto del XIX y primera década del XX (1)

      Con respecto a la Restauración en nuestro pueblo, en el Agricultor Manchego, periódico rodense  conservador, con motivo de la muerte de Enrique Escobar, aparece un artículo donde se hace referencia a las familias tradicionales de La Roda, que se fueron turnando alternativamente en el poder, siendo las encargadas de gobernar a una mayoría de población  ignorante de las ideas que representaban dichas sagas familiares:

nuestros convecinos, sin más conocimientos de partido, es decir, sin saber si eran liberales o conservadores, tradicionalistas o progresistas, monárquicos o republicanos, eran simplemente éstos: Garcías y Escobares. De estos partidos recibían los favores y privilegios y a estos partidos sometían la adhesión de su voto (…)

   (…)

Publicado enEconomíaInvestigación históricaPolítica

5 comentarios

  1. Anónimo Anónimo

    Enhorabuena por esta incipiente, breve y valerosa incursión en la historia de nuestro pueblo.
    Historia que (como indica alguno de los comentarios que sobre él he leído), sólo nos la proporcionaron los orates de siempre, de viva voz, sesgadamente y sin fundamentos documentales.
    Es cierto que estas fuentes documentales que se citan al margen en este blog nos dan ya una visión (cierto que en temas muy específicos)
    más rigurosa y contrastada, sobre distintos aspectos de la historia en esos años en nuestro pueblo. Porque desde la llegada de la democracia reciente, los peródicos y la T.V. locales sólo se han dedicado a sacar temas relacionados con la arquitectura,demografía,
    heráldica, biografías de personajes históricos o de otros más actuales que han sido enaltecidos, mientras se ignoraban a otros…
    Echo de menos una obra que toque y engarze lo ocurrido en esos años (antes, durante la IIRepública, y después durante la Guerra Civil)
    en nuestro pueblo, evitando así la dispersion documental a la que cualquier ciudadano rodense tiene que acudir si quiere saber con fun-
    damento "algo" de aquel período.
    Enhorabuena, repito, y que este comienzo sea el inductor para la realización de esa nueva y necesaria obra.

  2. Anónimo Anónimo

    Algunos llevamos alrededor de tres décadas dedicados a este asunto, así que cuando lleve usted los mismos hablamos…..no seré yo , ni algunos más los que perdamos más tiempo leyendo " su trabajo" , en el cual hay ya varias erratas. Saludos

  3. CARMEN MARÍA PARREÑO CARMEN MARÍA PARREÑO

    Qué pena que no le interese. Me gustaría que me corrigiera las erratas. Mis conocidos lo hacen y yo quedo encantada. Las verdad es que teniendo a fecha de hoy 36, si llevara 30 años investigando, debería haber comenzado a la tierna edad de 6. Pero tan superdotada no estoy. Yo en cualquier caso le animo a que lea mi blog. Saludos

  4. Anónimo Anónimo

    Abel Amar no era agricultor, une errata de tantas……. Su investigación deja mucho que desear.

  5. Roger Cortijo Roger Cortijo

    ¿Estimado anónimo, después de tres décadas dedicadas a este asunto, donde se puede consultar su trabajo y cual son las fuentes que usted ha utilizado?
    Tenemos mucha suerte los Rodenses que una joven historiadora tenga el afán de estudiar y escribir la historia de la Roda en tiempos de la República. Una historia diferente de la que ha sido escrita bajo la criminal dictadura franquista, una historia donde las cosas no son “blancas o negras”, una historia que cuenta lo que ha pasado realmente, sin ocultar nada de lo que puede molestar, en el pueblo, el franquismo sociológico, o los herederos del bando republicano.
    La historia no debe ser propaganda, debe ser honesta, y en ese sentido, sin lugar a dudas, el trabajo de Carmen cumple y personalmente se lo agradezco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *